Sin categoría

Cómo elegir una correa para mi perro

By 27 de octubre de 2023 No Comments

La elección de una correa adecuada es importante por varios motivos pero, sobre todo, porque además de una herramienta de control que debe resultar segura, es un medio de comunicación con nuestro perro. Y, como tal, debe permitir y facilitar dicha comunicación.

En el mercado encontraremos numerosos tipos de correa que varían en tipo de material, longitud, peso, etc. Nosotros nos vamos a centrar en dos: correa rígida tipo cuerda y correa enrollable tipo Flexi ®.

Correas rígidas

Las correas rígidas son, por así decirlo, las de toda la vida. Permiten un manejo preciso y un control más exacto y, por tanto, son muy interesantes para pasear por zonas urbanas donde disponemos de menor margen de maniobra. En este caso, recomendamos siempre una longitud de correa de entre 2 y 3 metros que no limite las capacidades exploratorias, y que fomente su autonomía.

dos perros paseando por el campo uno suelto y otro con correa larga

Además, buscaremos un material lo más ligero posible sin comprometer su resistencia y una anchura adecuada junto con un mosquetón de enganche cuyo peso no resulte incómodo a nuestro perro. Evidentemente, la correa para un chihuahua nunca será igual que la de un dogo. Pero su concepto, sí, solo que se ceñirá a sus características particulares.

Consideramos que las correas demasiado cortas no favorecen el paseo (esto será materia de otra publicación) ya que impiden las funciones naturales del perro de forma correcta. Asimismo, las correas rígidas demasiado largas suelen ser poco operativas durante el paseo y sólo son interesantes en situaciones muy específicas.

Correas tipo Flexi ®

A este respecto, debemos puntualizar que, efectivamente, Flexi es una marca comercial que, al igual que otras en otros sectores, ha trasladado su nombre propio al uso común de un tipo de producto. Las correas tipo flexi son enormemente populares y, una vez más, podemos encontrarnos muy diversas cualidades. Para acertar con el tipo de correa que más nos vaya a ayudar para disfrutar con nuestro perro, buscaremos siempre aquellas con una buena calidad de fabricación (a diferencia de las anteriores, en estas hay presencia de cierta tecnología). Por ello, nos fijaremos en, por ejemplo, que la correa sea de sección plana y no un cordel circular, que el tacto de la agarradera y su botonería no sea tosco y que disponga de algún tipo de seguro de la bobina de fácil accionamiento.

En estas correas, la longitud suele variar entre los 5 y los 10 metros. Una longitud intermedia de 7 u 8 suele ser más que suficiente. No obstante, como veremos, cumplen una función diferente respecto a las anteriores. 

dos perros en el campo uno atado con una correa amarilla

Si bien, con un manejo adecuado, permiten una precisión correcta, no llegan a ser tan precisas como las rígidas. Sin embargo, son inigualables para realizar paseos en semilibertad en zonas amplias y despejadas y para ayudar a ciertos perros a descargar emocionalmente gracias a la tensión constante de la correa (que deberá ser la adecuada a las características de nuestro perro). Tan sólo recordar que las flexis deben ir siempre asociadas a un arnés de espalda.

Leave a Reply